lunes, 26 de mayo de 2008

CAPITULO 18. Escrito por: EMILI BALAGUER


(* Axel y Danna *)

Leandro mira confundido a Aleksandra.
LEANDRO: ¿¿¡Tú aquí?¡¡
ALEKSANDRA (Muy molesta): ¿¿¡Que haces aquí?¡¡? ¡Desgraciado!
LEANDRO: ¿Tú vives aquí?
SILVIA (Está algo asustada): Ahora sí que se acabó todo –dice para sí—con la bonita pareja que hacen este galán tan guapo y la señorita Paola… si hacen mejor pareja que las de las telenovelas… pero es que una mentira siempre acaba mal.
ALEKSANDRA: ¡No seas mentiroso… esta es la casa de Paola… ¡No me digas que no lo sabes¡?
LEANDRO (Está casi como en shock): No entiendo nada.
ALEKSANDRA (Muy molesta): ¡¡aquí no hay nada que entender… a parte que eres un pervertido mentiroso¡¡
Leandro se queda pensativo recordando lo guapa y elegante que estaba Paola en el centro comercial. Se lleva las manos a la cabeza.
LEANDRO: Esas ropas y ese lugar no eran el más apropiado para una humilde dependienta… ¿Qué es lo que está pasando aquí? –se pregunta atormentado.

Axel y Danna pasean por un parque...
DANNA: ¿Estás seguro que no te pasa nada?
AXEL (Distraído): Si claro.
DANNA: ¿Y, entonces porque no me miras a los ojos? Es como si ya no me quisieras…
Axel siente muy culpa por haberla engañado y aunque la quiere no se puede sacar a Cristal de la cabeza. El dolor de Danna lo hace reaccionar. La mira fijamente y frente a frente la acaricia dulcemente y le dice:
no llores mi niña… Soy un patán… no merezco tus lágrimas…
DANNA (Lo abraza desesperada): ¿Es que ya no me quieres? ¿me vas a dejar?
Un par de lágrimas recorren el rostro del guapo joven. Además no puede dejar de pensar en su encuentro con Cristal.
AXEL: (Dice él para sí): ¡¡Me la tengo que sacar de la cabeza. Cristal no puede volver a arruinar mi vida¡¡
Axel mira con dulzura a Danna y le dice:
AXEL: Danna, ¿Te quieres casar conmigo?
DANNA: Claro que sí… los preparativos ya están en marcha… ¿Es que tu no quieres?
AXEL: Sí claro… si lo que digo es casarnos ya… ¡mañana mismo¡¡
DANNA: ¿Te volviste loco?
Axel habla con desesperación. Sufrió mucho en el pasado por culpa de Cristal y teme que ahora pase algo y vuelva a sufrir así que piensa que casarse es lo mejor para que nadie cambie sus planes.
AXEL: ¡Sí, estoy loco por ti… te amo tanto que temo que algo pase y no nos casemos!
DANNA: ¿Qué va a pasar? Axel, yo quiero una boda bonita… en un día no lo podemos preparar todo…
AXEL: Es que yo lo que te estoy proponiendo es casarnos mañana mismo en secreto.. sólo tú y yo… ya tenemos arreglados los papeles… vamos al registro civil y punto… mañana mismo somos marido y mujer…
DANNA: Pero es que no me quiero casar como si fuera algo malo… todo el mundo va a pensar que estoy embarazada… además que mi familia, todos están tan ilusionados con la boda… no me puedes pedir eso..
Axel pone la mirada más dulce que es capaz de poner porque sabe que así ella no se va a resistir.
AXEL: Hazlo por mi… tu familia no se tiene que oponer… esto que te digo es la boda por el civil… luego nos casamos por la iglesia… podemos tardarnos todo lo que tú quieras y hacer el bodorrio que diga tú familia pero ya serás mi esposa…
DANNA: Sí es así… vale… nos casamos mañana…
Axel la abraza entusiasmado.
AXEL: ¡gracias, gracias…¡¡ya verás que felices seremos¡¡
DANNA: pero que conste que no saldré de mi casa hasta el día que me case contigo por la iglesia…
AXEL: sí, claro, claro…
Los dos se besan más tranquilos. Ella porque está segura que nada ha cambiado y él porque siente que así Cristal ya no será un peligro en su vida pero mientras se besa con Danna no hace más que pensar en el cuerpo desnudo de Cristal.
Para evitar que Aleksandra diga nada más, para sorpresa tanto de Leandro como de la propia Aleksandra, Silvia la saca a empujones de la cocina:
SILVIA: ¡Ahora le sirvo su jugo… pero espere en la sala!
Aleksandra molesta:
PAOLA: ¡Paola te tiene muy mal acostumbrada, si dependiera de mi te correría!
Silvia le cierra la puerta en las narices mientras dice:
ALEKSANDRA: Tiene usted toda la razón, señorita Aleksandra… si se queja a la señora Paola hará muy bien…
Silvia se pone delante de la puerta para asegurarse que nadie vuelva a entrar. Fuerza una sonrisa.
PAOLA: Es la sobrina de la vieja Paola… --dice nerviosa la mucama a un confundido Leandro—Las dos tienen muy mal carácter… claro que de la vieja es normal… tiene más de 70 años y es una solterona amargada…
LEANDRO (Sonríe): Por un momento creí que esa Paola era mi Paola…
Silvia se le ríe muy nerviosa como si hubiera dicho una tontería pero está pálida:
SILVIA: Que sentido del humor tan gracioso tienes…
LEANDRO: Dime una cosa… ¿Y Paola es muy amiga de ella? Es que las vi en un centro comercial muy caro… y Paola iba muy elegante…
SILVIA: sí, sí… es que la señorita Aleksandra es muy buena y le deja ropa tanto a Paola como a mi… ¿Y usted que hacía ahí?
LEANDRO (Nervioso): Yo…
SILVIA (Alterada): ¡¡En realidad no me importa…!!
La mucama lo quiere sacar de la casa antes de que Paola entre y se descubra todo. Pero Leandro no se mueve tan fácilmente:
LEANDRO: A mi no me puedes echar así porque sí… Yo necesito hablar con mi Paola para aclararle un malentendido que ha habido…
SILVIA: ¿Por qué me tienen que meter a mi en sus líos?
Leandro se dirige hacia la puerta de salida de la cocina.
LEANDRO: Sí tú no me dices donde vive Paola, entro en la casa y grito como un loco hasta que alguien me lo diga…
SILVIA: ¡No, no…. Yo te digo donde vive Paola!
Leandro sonríe, Silvia lo mira nerviosa.


(* Paola *)

Al rato entra Paola en la cocina pero Leandro ya se ha ido.
PAOLA: Aleksandra me ha dicho que la has tratado muy mal y que Leandro estuvo aquí… ¿¡Es cierto¡¡?
SILVIA: Tranquila, señorita… que logré que Leandro no supiera que usted es rica.
Paola (Con tristeza): Pues me da igual… él me engañó… me da igual ya todo…
SILVIA: Ah no, eso se avisa… porque yo le di la dirección de mi casa… seguro que ahora va hacia ya.
PAOLA: ¿¡Y porque hiciste esto?¡
SILVIA: Porque creí que usted seguía enamorada de él… y él se veía triste… dijo que había un malentendido que le tenía que explicar.
PAOLA: ¡Caradura!
SILVIA: ¿Y, entonces, que hacemos? Él seguro que va para mi casa.
Aunque dice que no le importa, Paola sale hacia fuera. Antes de salir, se para y dice:
PAOLA: ¿Me veo muy elegante?
SILVIA (Sonríe): con esos jeans pareces una simple empleada…
PAOLA (Disimulando): Pues, la verdad es que no me importa…

Leandro ha llegado a una humilde casita. Le enternece el lugar.
LEANDRO: Esa es mi Paola… ella sí es la mejor que yo creía… tengo que convencerla de que la amo…
Llama a la puerta pero nadie abre.
--¡¡Paola, Paola¡¡
Mientras la llama con desesperación piensa en lo que le va a decir:
--¿Qué es lo que le vas a decir? ¿Qué es lo que le ofreces? ¿Qué sea tu amante?
Leandro sigue llamando a la puerta y gritando:
--Le diré la verdad y si ella me ama tendrá que entenderme y aceptar que en mi mundo a veces las cosas no siempre pueden ser como queremos… espero que crea que me casaré con ella cuando nazca mi hijo…
Él mismo se recrimina sus pensamientos:
--¡¡No va a creer en mi, va a pensar que soy el típico rico que se quiere aprovechar de ella!!
La espera en la que no sale nadie se le hace eterna y así se da cuenta de lo mucho que la ama:
--Tendrá que confiar en mi amor y yo tendré que confiar en el suyo pero ya no la puedo seguir engañando… se lo tengo que decir todo… bueno… aunque en realidad nada nuevo le tengo que decir… ya lo debe saber todo...

Paola ha aparcado a unas cuadras de la casa y entra por una vieja ventana rota. Abre muy sofocada. A él se le ilumina la cara al verla:
LEANDRO: Creí que no estabas…
Por un momento a ella se le olvida su enfado y suspira enamorada:
PAOLA: Es que estaba dormida…
La joven respira cansada, él sonríe.
PAOLA: ¿Has corrido?
Ella no sabe que decir. Es entonces cuando se deja llevar por un impulso y lo besa. Y él responde a ese beso de amor emocionado y seguro que Paola va a aceptar las cosas como son y seguirán juntos a pesar de todo. Cuando separan sus labios, Paola lo bofetea para sorpresa de él y grita.
PAOLA: ¡¡Eres un maldito cerdo…!! ¡¡¡me besas y tienes a otra… yo sé que tienes una mujer embarazada!!! ¡¡Y me besas!!
Él se acaricia el cachete sorprendido:
LEANDRO: ¡Estás loca o que! ¿Por qué me pegas?
PAOLA: ¿Y tú lo preguntas? ¡¡Has abusado de mi!! ¡¡Me has besado!!
LEANDRO (Sorprendido): Fuiste tú la que me besaste…
PAOLA: ¡¡Eres un mentiroso, vete, vete…!! ¡¡¡No te quiero volver a ver!!!
LEANDRO (Triste): Te amo…
Paola le golpea el pecho con amargura y llorando grita.
PAOLA: ¡¡Eres un mentiroso, eres un mentiroso!!
Leandro la agarra de las manos y le dice:
LEANDRO: ¡¡Deja que te hable, te lo voy a contar todo!!
Paola está muy nerviosa y grita y lo quiere golpear pero él le sostiene las manos.
PAOLA: ¡Vas a tener un hijo, estás casado!
Leandro se da cuenta que con la verdad va a perder a Paola y así que dice:
LEANDRO: ¡¡Todo es un malentendido… la mujer con la que me viste……. Era mi hermana… ella está embarazada… pero es mi hermana!!
PAOLA (Más tranquila): ¿De verás? ¿Tu hermana?
LEANDRO (Nervioso): ¡¡sí, sí!!
PAOLA: Pero ese traje… ella se veía una señorita muy elegante y tú también…
LEANDRO: Es que se casó con un millonario y me compra cosas… yo nunca las acepto pero para ir con ella pues sí estoy a la altura…
PAOLA (Llorosa): ¿Entonces no me has engañado? Tú eres el Leandro que yo creía… un humilde chico sin secretos…
LEANDRO (Acariciándola): Soy el Leandro que te ama.
PAOLA: Yo también te amo… te amo tanto… temí que te iba a perder y no lo podía resistir… te amo… perdóname por desconfiar de ti… perdóname…
Los dos se besan y se acarician y entran en la casa y hacen el amor. Luego los dos reposan abrazados el uno en brazos del otro.
PAOLA: Te amo tanto, es un sueño poder estar así contigo…
LEANDRO: Es tan calida tu casa… ojalá me pudiera quedar aquí para siempre…
PAOLA: Yo también,… yo también quisiera vivir contigo en una casita como esta… sencilla pero llena de amor…
Leandro (la mira fijamente): Algún día, algún día viviremos juntos…
PAOLA: Mi vida no era nada, era una vida vacía hasta que te conocí a ti…
Leandro la mira emocionado mientras se dice así mismo.
LEANDRO: Perdón por engañarte pero no te puedo decir la verdad… es mejor que nunca lo sepas… yo espero seguir llevando una doble vida hasta el día en el que te pueda hacer mi esposa…
Leandro y Paola no dejan de mirarse y acariciarse, a los dos les parece mentira poder estar juntos y felices.
LEANDRO: ¿Y, vives aquí sola?
PAOLA: No, mi familia viene en la noche.
Leandro se levanta y se empieza a vestir.
PAOLA: ¿Ya te vas?
Mientras se abrocha los pantalones el guapísimo hombre dice.
LEANDRO: No es cuestión que tu familia nos encuentre en estas…
Paola, a medio vestir, lo acompaña a la puerta. Se despiden con un cálido beso.
PAOLA: Te veo mañana…
PAOLA: Sí, a las nueve de la mañana no hay nadie en la casa…
LEANDRO: Pues, te veo entonces…


(* Leandro *)

Leandro va a casa de Cristal dispuesto a romper con ella.
LEANDRO: Tenemos que hablar, es muy importante…
Cristal se da cuenta que no es algo bueno lo que le tiene que decir y llorando le dice:
CRISTAL: Yo también… es horrible… nuestro hijo…
Leandro se angustia:
LEANDRO: ¿Le pasó algo a nuestro hijo?
CRISTAL: Sí, está muy enfermito… el médico me ha dicho que a lo mejor no nace y que si nace tendrá muchos problemas… me siento tan mal… suerte que te tengo a ti… pensar en nuestra boda es lo único que me hace feliz… no me dejes, no me dejes…
Leandro (entre lágrimas): ¿Pero, que te dijo exactamente el médico?
Cristal hace su papel a la perfección y gracias a su supuesto dolor Leandro no es capaz de hablar. Sólo la abraza y la consuela. Cuando no la ve la mujer sonríe con maldad.



(* Doctor Mike *)

Al día siguiente, Cristal se cita con un guapo doctor especialista en inseminación artificial.
DOCTOR MIKE: ¿Y, porque ha elegido a esta clínica?
CRISTAL: Por sus experimentos al margen de la ley… lo he estado investigando y usted es el hombre que yo necesito…
El miedo del hombre se borra por el buen billete que le da Cristal.
CRISTAL: Necesito quedarme embarazada ya pero además esta tarde mi prometido va a venir a verlo… usted lo tiene que convencer que el bebé que espero está muy grave y que de que él me haga feliz depende que se salve,...
El doctor es muy coqueto con la mujer:
DOCTOR MIKE: Pero a mi se me ocurre un método más fácil para quedarse embarazada… yo soy infalible… gracias a mi muchas mujeres se han ahorrado la inseminación…
Los dos se miran seductores y acaban teniendo sexo encima de la mesa.


(* Cristal *)

Esa misma tarde, Leandro y Cristal van a la consulta del doctor. Todo es muy serio pero sólo el dolor de Leandro es real. El doctor Mike dice todo lo que acordó con Cristal que goza por el sufrimiento de Leandro. Leandro olvida su gran amor hacia Paola y se preocupa de lo que verdaderamente le importa en ese momento y es la salud de su hijo.
DOCTOR MIKE: El embarazo es muy arriesgado y lo más importante es que la madre esté tranquila y feliz…
LEANDRO: ¿Pero debe hacer reposo?
DOCTOR MIKE: No, puede hacer vida normal pero eso sí no debe tener ningún disgusto… eso sería fatal para el bebé… sería un aborto asegurado…
Cristal se muestra triste pero goza por el dolor que ve en los ojos de su prometido, se da cuenta que no va a ser capaz de dejarla. El doctor sigue hablando:
--la señora me dijo que ustedes se van a casar… esto es muy bueno… tanto para la madre como para el hijo… la ilusión es la mejor medicina…
Leandro agradece al doctor sus atenciones, los amantes se miran con complicidad. A la salida, Cristal finge que rompe a llorar.
CRISTAL: Esto se acabó Leandro… no te quiero a mi lado… no te quiero atar a un hijo enfermo… rompe el compromiso que tenemos…
Muy conmovido por la supuesta enfermedad de su supuesto hijo, Leandro dice.
LEANDRO: No, tú y yo nos casamos… ahora sí nos casamos… tendrás la gran boda que siempre has soñado… eso te lo juro… Ahora mismo hablamos con el sacerdote y nos casamos a la que se pueda.
Ella lo abraza para agradecerle todo lo que hace. Sonríe burlona cuando él no la ve, mientras el rostro de él está pálido, como muerto. Pero se jura que desde ese momento sólo un pensamiento ocupará su mente: su hijo.

Mientras, Paola está como loca de felicidad y le agradece a Silvia todo lo que ha hecho por ella.
SILVIA: Esto es una locura… y encima yo soy cómplice…
PAOLA: ¡¡Pero me ama… me ama…!!
Paola le da un suculento cheque a Silvia.
SILVIA: ¿Y esto?
PAOLA: Con esto tu familia se podrá comprar una gran casa… tu casa la quiero para mi… te la quiero comprar para que sea mi nido de amor con Leandro…

Axel y Danna salen del registro Civil. Él la mira pícaro.
AXEL: Reservé una suite para celebrarlo…
Ella lo para.
DANNA: Yo ya hice lo que tú querías… ahora espera a que nos casemos por la iglesia…
Axel sonríe y la besa en la mejilla.
AXEL: Esta bien, al fin y al cabo ya eres mi esposa… ahora nadie nos separara…
Se besan, es un beso que a él le sabe a poco y es que no deja de pensar en Cristal.

Un día más tarde, Cristal está con el doctor Mike.
DOCTOR MIKE: No estás embarazada…
CRISTAL: ¡Que rabia… me dijiste que nunca fallabas!
DOCTOR MIKE: Es que la culpa es tuya… no hace falta que lo intentes… eres estéril… nunca podrás tener hijos…
Cristal golpea la mesa con rabia:
CRISTAL: ¿¡pero si yo ya me quedé embarazada?!
DOCTOR MIKE: Sí lo sé veo por los estudios que tu útero quedó dañado. La inseminación es tu única salida.
CRISTAL: De acuerdo… tiene que ser ya… del esperma me encargo yo…
DOCTOR MIKE (Pícaro): Yo te doy todo el que quieras…
CRISTAL: Ya tengo candidato…
DOCTOR MIKE: ¿Y porque no yo?
CRISTAL: Porque así tendré en mis manos a un par de imbéciles…
La mujer sonríe con maldad segura que sus planes van a salir bien.
CONTINUARA...

2 comentarios:

Le.- dijo...

Hola Emili, mi nombre es Leandro Balaguer y trabajo de guionista... tu tambien? Saludos! Muy buena la novela...

emili dijo...

hola leandro:
no sé si leas esta respuesta. Me alegro que te gustare este proyecto de grupo.
te dejo mi pagina web por si quieres leer algun trabajo mio
.
http://es.geocities.com/lucem3/
y mi mail es emilibalaguer@yahoo.es
no, no soy guionista. Aunque tampoco lo he intentado no tengo esa suerte. Tampoco sé exactamente el manejo de un horario ni si podria escribir bajo ordenes.
un gusto saludarte.