miércoles, 28 de mayo de 2008

CAPITULO 25. Escrito por: ACKA


(* Paola *)


Gaby entra llorando a la casa de Paola, justo en el momento que Paola quería leer la tarjeta que recibió junto con las rosas. Paola se preocupa mucho por su amiga.
Paola: Gaby, ¿Qué tienes?
Gaby (llorando) : Es que... todo se va a terminar.
Paola: ¿Por qué dices que se va a terminar?
Gaby (llorando) - Leandro me va a dejar. Se va a divorciar de mí.
Paola: ¿Por qué? Gaby, ¿No será que el tiene otra?
Gaby (llorando) - No. No es su culpa. Es por mí.
Paola: ¿Por tí? ¿Y tú, que hiciste?
Gaby sigue llorando sin decir nada.
Paola: Habla, por favor. Me tienes muy angustiada. ¿Qué esta pasando entre Leandro y tú?
Gaby (llorando) : Ese hombre... todo es culpa de él.
Paola: ¿Cual hombre? ¿De quién hablas? Explícamelo todo.
Gaby (llorando): No puedo contarte nada, amiga. Lo siento pero no puedo hablar de eso. Solo vine porque necesito que alguien me apoye.
Paola (abrazándola): Tienes todo mi apoyo, Gaby. No se de que se trata, pero, sea lo que sea, yo siempre voy a estar a tu lado.
Gaby (quitándose las lágrimas) : Me traes un vaso de agua, ¿Por favor?
Paola: Si, como no. Enseguida te lo traigo.
Paola se va a la cocina a traer el agua para su amiga. También lo aprovecha para leer la tarjeta. La tarjeta esta firmada por Alberto Rosal, el “chavo” que Paola conoció en la discoteca. El la invita a tomar un café con el esa tarde. Paola decide aceptar su invitación.


(* Raul *)

Por lo tanto, Leandro se encuentra en un restaurante, acompañado por su hermano Raúl y su esposa, Laura. Leandro se siente muy feliz por el retorno de su hermano y no sabe que este abuso de su esposa hace años.
Raúl: No sabes que alegría siento por haber regresado. Extrañaba mucho a esta ciudad.
Leandro: ¿Regresaste solo por una temporada o piensas quedarte aquí para siempre?
Raúl: Todavia no lo se. Pero te confieso que me gustaría quedarme a vivir aquí. Miami es una ciudad encantadora.
Laura: En eso tienes razón. A mi también me gustaría quedarme a vivir en Miami. Es una de las ciudades más bellas que he visto en la vida.
Raúl: Y, Gaby, ¿Donde está? ¿Por qué no nos acompaño a esta cena?
Leandro: No lo se. La he buscado por toda la casa pero parece que salio. La sirvienta me contó que se fue a hablar con una amiga. ¿La necesitas para algo?
Raúl: Si. Quería preguntarle una cosa, pero no es nada importante. Hablare con ella mas tarde, en la casa.
En ese momento al restaurante ingresa Francisco, amigo de Leandro, y se acerca a su mesa para saludarlo.
Francisco: ¿Como está, señor Leandro?
Leandro: Muy bien, Francisco. Y tu, ¿Como estás? ¿Qué te trae por aquí?
Francisco: He venido a cenar con unos amigos, pero ellos aun no han llegado. Es que llegue un poco antes de lo previsto.
Leandro: Siéntate aquí con nosotros mientras que lleguen tus amigos. Mira, te presento a mi hermano, Raúl y a su esposa Laura.
Raúl (extendiéndole la mano a Francisco) - Mucho gusto en conocerlo.
Francisco: El gusto es mío, señor.
Francisco voltea hacia Laura para estrechar su mano y se queda fascinado con la belleza de esa mujer.


(* Leandro *)



Cristal se encuentra en su departamento, junto con el doctor Mike. El se esta vistiendo para irse y ella aun esta acostada en la cama.
Cristal: ¿Crees que todo saldrá bien?
Mike: Ya te lo he dicho mil veces. No dudes más en mí. Todo saldrá a la perfección. Te aseguro que todo el mundo creerá que Leandro es el padre de tu hijo.
Cristal: Y cuando se harán esas muestras de sangre?
Mike: En la semana que viene. Acuérdate que debes estar muy tranquila. No puedes permitir que tus nervios te delaten.
Cristal: En eso tienes razón, Mike. Tratare de controlarme. Haré todo lo que esta en mis manos para que todo salga bien. Y una vez que tenga los resultados, Leandro tendrá que darme toda una fortuna para cubrir los gastos del bebe.
Mike: Espero que la parte de ese dinero sea para mi.
Cristal: Claro que si. Así era el trato. Tú nada mas resuelve el asunto de análisis y yo te doy todo el dinero que necesitas.


(* Alberto Rosal *)


Paola se encuentra en una cena romántica con Alberto.
Paola: De veras no se como agradecerte por las rosas que me mandaste y también por esta cena.
Alberto: No tienes nada que agradecerme, Paola. Desde que bailábamos juntos en la discoteca yo tenía las ganas de conocerte mejor.
Paola: ¿Y como supiste mi dirección?
Alberto: Es un pequeño secreto que no puedo contarte.
Paola: Era Aleksandra, ¿Verdad? Ella te dio mi dirección y mi número de teléfono.
Alberto: Si. Pero no vayas a enojarte con tu amiga.
Paola: No me voy a enojar, al contrario. Debo agradecerle por lo que hizo. Conocer a ti es lo más bello que me ha pasado en los últimos tiempos.
Alberto: Suenas como alguien que ha sufrido mucho.
Paola: Si, Alberto. He sufrido mucho y todo por culpa de un maldito amor, por culpa de un hombre que me mintió, que me engaño.
Alberto: ¿Algun día me contaras esa historia?
Paola: Si. Pero todavia no me siento preparada para hablar de eso.
Alberto: Te comprendo mucho más de lo que piensas. Y no voy a presionarte para que me digas nada. Hablaremos cuando tú lo deseas.


(* Litzy *)

Es de noche. Gaby baja a la cocina a tomar un refresco y alla se encuentra con Raúl, que también anda despierto.
Raúl: Que bueno que llegas, preciosa. Precisamente tenia ganas de hablar contigo.
Gaby: No te me acerques, pervertido.
Raúl: No veo porque tienes que gritar tanto. En todos modos serás mía.
Gaby: Si me pones una mano encima voy a gritar.
Raúl: Hazlo, y Leandro sabrá que fuiste mi amante.
Gaby: Yo no fui tu amante. Tú me violaste, Raúl, me forzaste a ser tuya.
Raúl (agarrándola por la cintura) : Eso nadie te lo va a creer, mi amor. Leandro pensara que le fuiste infiel y te va a dejar.
Raúl empieza a besar y a desnudar a la pobre Gaby. Ella agarra un cuchillo que estaba tirado en la mesa y corta la cara de Raúl. El empieza a sangrar y Gaby lo aprovecha para escaparse.
Raúl (limpiando la sangre de la cortada) : Esta me la vas a pagar, maldita!


(* Cristal *)


Cristal se encuentra en su dormitorio, tratando de calmar al bebe que no deja de llorar.
Cristal: ¡Ya cállate, mocoso! ¡No te soporto! Si no fuera por el dinero de Leandro, te dejaría en la calle. No significas nada para mí. Aunque llevas mi sangre yo no siento que eres mi hijo. No te nací y no siento nada por ti. Absolutamente nada.
Alguien toca la puerta y Cristal corre para abrir. Se sorprende muchísimo al ver a Litzy.
Cristal: ¿Qué haces tú aquí, Litzy?
Litzy: He venido a conocer a MI hijo. Y no trates de impedirme que lo haga, porque no lo vas a lograr.
Litzy empuja a Cristal a un lado y entra a su departamento.

Al día siguiente…
Paola decidió aceptar la invitación de Alberto a salir al cine con el esa noche. También decidió olvidarse por completo de Leandro.
Paola: Ya no, Leandro. Ya no pienso llorar por ti. Se nota que Alberto esta interesado en mi y yo le voy a dar una oportunidad. Y voy a olvidarme de ti por completo. Destruiré todo que me recuerde a ti. Voy a comprar "La Farra de Lorenzo" y la convertiré en un “antro” moderno, que no se parezca para nada a ese lugar donde nos hemos conocido. Y cuando lo haga ya nada me recordara a ti...
Paola sube a su coche y se va a hablar con el dueño de la discoteca. Se sorprende mucho al entrar a su oficina y ver que Leandro también está...

CONTINUARA...

No hay comentarios.: