miércoles, 28 de mayo de 2008

CAPITULO 39. Escrito por: EMILI BALAGUER

(* Cristal *)

Paola y Silvia se presentan ante Leandro. Silvia está muy asustada. Se ve que está forzada.
Paola: ¡¡Dile toda la verdad a Leandro!! ¡¡Dile que no fui yo la que se acostó con Alberto!!
Silvia no se atreve a mirar a los ojos a Leandro.
Silvia: No puedo señorita... que pena... ¡¡Va a pensar que soy una cualquiera!!
Paola zarandea a Silvia.
Paola: ¿¿¡Y prefieres que piense que la cualquiera soy yo??!
Silvia mira a Leandro y cierra los ojos:
Silvia: No, que pena... ¡¡No puedo hacerlo!!
Paola pierde los nervios y grita a Silvia.
Paola: ¡¡Dile a Leandro que fuiste tú la que te acostaste con Alberto aprovechando que él creía que era yo y que estás preñada de él!!
Leandro mira a las dos mujeres con el rostro desencajado por la sorpresa.
Leandro: ¿¿¡Que locura es esta!?? ¡¡Paola...!! ¿¿Cómo pretendes que crea eso??
Silvia: ¡¡Es la verdad!! ¡¡Te juro que es la verdad!!
Paola: ¡¡¡Dilo!!! ¡¡Dilo!!
Silvia está muy asustada y llora:
Silvia: ¡¡No me haga esto señora... por favor!! ¡¡Dejeme ir!!

Leandro ve a Silvia tan angustiada que cree que es falso lo que está diciendo Paola y la mira con mucho rencor.
Leandro: ¡¡Eres una basura, Paola!! ¡¡Eres peor de lo que yo pensé!! ¡¡Cómo compadezco a tu hijo!! ¡¡¡El no tiene la culpa de la madre que tiene!!!
Paola: ¡¡No te permito que me ofendas!!
Leandro la agarra del brazo y a ella le duele mucho el rencor que ve en sus ojos.
Leandro: ¡¡El que no te permite soy yo!!! ¡¡¡¡¿Que pretendes tomándome el pelo?!!!! ¡¡Para que yo no descubra que eres una ramera eres capaz de manchar la honra de una muchacha decente!! ¡¡¡Te odio Paola... te odio!!! ¡¡Ojalá nunca te hubiera conocido!!
Paola mira a Silvia con mucha rabia, la mucama no sabe cómo salir del lío en el que se metió. A Paola le duele mucho el rencor de su amado y a la vez está resentida porque ella no cree en ella. Los examantes se miran con dolor. En ese momento llega Cristal con su pequeño hijo. Se pone en medio de la pareja.
Cristal (Con mucha ironía): ¿Molesto?
Leandro fuerza una sonrisa y dice.
Cristal: Tú nunca molestas, mi amor.




(* Chava *)


Y estrecha a Cristal contra su pecho y la besa apasionadamente. Paola no puede evitar llorar, siente un mareo, como si el bebé que lleva dentro sintiera su dolor. Silvia trata de ayudarla pero Paola no se lo permite. Cristal y Leandro se separan. Cristal mira a Paola con una ironía.
Cristal: (a Paola) Querida, estás pálida ¿Te ocurre algo?
Tratando de ocultar su dolor, Leandro dice.
Leandro: Es que Paolita salió con su domingo siete... Aunque supongo que su novio sí responderá por su hijo...
Cristal: Si seguro que sí... espero que no sea como tú que no te haces cargo de mi hijo...
Leandro toma a su pequeño en brazos.
Leandro: Eso no es cierto... Yo le di mi apellido a Leandro Manuel... le daré todo mi apoyo...
Cristal se da cuenta que ha pasado algo entre la pareja y aprovecha el dolor de Leandro y las ganas de éste de lastimar aún más a Paola. Ella le dice.
Cristal: Pero, es que tu hijo necesita un padre que esté siempre con él... ya tienes lejos a tus otros 3 hijos... ¿Vas a abandonar a tu otro hijo?
Leandro mira a Paola y dice dolido.
Leandro: Yo jamás abandonaría a un hijo mío.
Paola lo mira con rencor. Cristal mira a Leandro y le dice.
Cristal: Entonces... ¿Por que no te casas conmigo aprovechando que eres un hombre libre? No quiero una gran boda... sólo algo sencillo... Te amo tanto que sólo necesito saber que soy tu esposa...
Sin dejar de mirar a Paola, Leandro dice.
Leandro: Está bien... Nos casaremos cuando y cómo tu digas...
Leandro está abatido. Paola no puede ocultar su dolor. Silvia siente mucha culpa pero le da demasiada pena confesarle a Leandro lo que hice. Cristal no oculta su culpa.
Cristal: ¡¡Ay mi amor!! ¡¡Que felicidad!! ¡¡¡Que felicidad tan grande!!! ¡¡Por fin... por fin alcanzaré el sueño de mi vida!! ¡¡Por fin seré tu esposa!! ¡¡Leandro no hace más que mirar a Paola y ese bebé que duerme en sus brazos y cree su hijo. Espera que ese bebé le sirva para curarle todas sus heridas. Paola está destrozada, se quiere ir en silencio sin que Leandro la atormenta más. Cristal la llama.
Cristal: Espero tu invitación a la boda y que tú y tu novio no falten a la nuestra...
Cristal habla con ironía mientras que Leandro y Paola se miran con dolor y con rabia. Paola se va sin decir nada, Silvia detrás muy apenada. Leandro tiene que hacer un esfuerzo por no llorar.
Leandro: ¿Que le pasa a esta chica? Que grosera... ni se despidió...
Cristal besa y abraza a su prometido fingiendo felicidad y Leandro no puede evitar que se le escapa alguna que otra lágrima.



(* Silvia *)

Silvia y Paola entran en el auto. La segunda está muy callada.
Silvia: Dígame algo señorita... dígame que soy una traidora... lo que sea... insúlteme pero no se quede calla... entiéndame... Leandro es un hombre y yo no le podría confesar algo tan delicado...
Paola la mira muy herida y le dice:
Paola: Ya no importa... Leandro es un cretino que no sabe nada de control de la natalidad...
Silvia se le ríe.
Silvia: 5 hijos y tan seguidos.. ¡¡Este podrá montar un equipo de fútbol!!
Paola la mira molesta y Silvia se da cuenta que su broma estuvo de más.




(* Paola *)

Cuando las dos llegan a la casa, Alberto espera a Paola con un ramo de rosas. Silvia se esconde tras Paola lo mira estremecida del deseo. Paola está furiosa.
Paola: ¿¿¡Que haces aquí!??
Alberto: Me duele que te arrepientas de lo que pasó entre nosotros pero yo no voy a renunciar a mi hijo... y estoy dispuesto a casarme con su madre.
Silvia se emociona con las palabras de Alberto, justo cuando el hombre iba a pedir a Paola que se casará con él,.
Paola (muy molesta): ¡¡Pues, que bueno porqué la que está esperando un hijo tuyo es Silvia!! ¡¡¡Yo jamás habría permitido que un patán como tu me pusiera una mano encima!!!
Alberto mira a las dos mujeres sorprendidas.
Alberto: (Riendo) ¿¡¡Que broma es esta¡¡?
Paola, molesta, pone a Silvia delante de Alberto.
Paola: ¿¿¡¡A él tampoco le vas a decir la verdad¡¡??
Silvia tiembla al estar frente a ese hombre que tanto le gusta.
Silvia (ruborizada): Que pena con usted.
Silvia no se atreve a decir nada pero Paola sí.
Paola: ¡¡A mi ya me da igual que Leandro piense lo peor de mi pero ya que te hiciste pasar por mí para hacer esta cochinada tienes que asumir las cosas por tu hijo!!
Alberto: ¡¡Ya me están poniendo nervioso!! ¡¡¿¿me quieren decir de una vez que es lo que pasa??!!
Paola mira a Silvia muy molesta.
Paola: ¿¿Si le dices tú o se lo digo yo?
Silvia siente muchas cosas lindo por ese hombre y no quiere que él vaya a pensar lo peor de ella y se queda callada.
Alberto: Bueno, pues, ya que Silvia no tiene nada qué decir, Paola... no voy a permitir que me alejes de mi hijo estoy dispuesto a llegar hasta los tribunales...
Paola: ¡Yo lo siento Silvia pero esta es la única manera de librarme de Alberto! ¡¡¡Me parece bien que me lleves a los tribunales, que se haga una prueba de sangre y así se demuestre que el hijo de Alberto es el que espera Silvia!!!
Alberto mira a Silvia con el rostro desencajado.
Alberto: ¡¡Silvia...!! ¿¿Qué locura es esta?? ¡¡Tú y yo no tuvimos nada!!
Silvia: (con un hilo de voz) Sí, lo tuvimos una vez. Y fue maravilloso...
Alberto zarandea a Silvia: ¡¡Mientes!!
Paola defiende a su mucama, Alberto está furioso.
Alberto: ¡¡Todo esto es un truco tuyo para quitarme a tu hijo pero no lo van a lograr!!
Paola: Alberto yo no te quiero quitar a tu hijo al contrario... lo que pasa es que el hijo que espero es de Leandro aunque por culpa de ustedes él crea que es tuya... Es Silvia la que se acostó contigo aprovechando la situación... Era ella la que estaba en mi cama y se aprovechó de la confusión... ¿O tú me vistes a mi esa noche?
Alberto recuerda que no le habló, no encendió la luz... Se enoja con las dos...
Alberto: ¡¡Esta burla de ustedes nunca se la voy a perdonar!! ¡¡A ti, Paola, no te voy a perdonar que jugaras con mis sentimientos y a ti!!
Paola: Mira a Silvia con mucho odio y a ella eso le duele.
Alberto: ¡¡Tú no eres más que una ramera!! ¡¡¡¡Si es verdad que tu hijo es mío le daré todo el dinero para él pero no quiero volver a verte...!!!! ¡¡Es más, no las quiero volver a ver a ninguna de las dos...!!
Alberto se va furioso, Silvia y Paola se abrazan tristes.
Paola: Lo siento, Silvia, pero Alberto tenía derecho a saber la verdad...

Días después... Silvia recibe una carta. Paola se acerca a ella.
Paola: ¿Es para mi?
Silvia: No es mío... de Alberto...
Paola: ¿Son los resultados de la prueba de sangre?
Silvia: No... es un cheque... ya se convenció que el hijo que espero es suyo pero no me quiere... dice que me mandará un cheque como este todos los meses... ¡¡Lo perdí!! ¡¡Me quedé sola!!
Paola: No estás sola... me tienes a mi... con todo este dinero ya no necesitas trabajar como mucama...
Silvia: No señorita, todo este dinero lo guardaré para el día de mañana, para mi hijo, pero ahora... A mi hijo no le faltará de nada porque para eso yo tengo un trabajo...
Paola: Pero, es que no tienes que pasar necesidades...
Silvia: Yo no lo haré, usted me paga muy bien y supongo que no me va a correr ¿No?
Paola: Claro que no...
Silvia: Yo no quiero que Alberto me ofenda más, que piense que lo que hice fue por su dinero... No sé porque lo hice pero ha sido la más hermoso de mi vida y lo que ha tenido las mejores consecuencias de mi vida... Me conformo con llevar en su vientre a su hijo... no quiero nada más...
Paola: Nuestros hijos no van a estar solos y nosotras tampoco...
Silvia: ¿Y Leandro? ¿No le dirá la verdad? Ni modo que Alberto nos haya embarazado a la vez...
Paola se seca sus lágrimas.
Paola: Leandro se casa hoy... él salió de mi vida... No creyó en mí... y es que un amor que comenzó con mentiras, no podía tener un final feliz...
Silvia: Pero, qué pena... fue un amor tan bonito...
Paola: (mientras se acaricia el vientre con amargura) Pero ya sólo queda este hijo... Este hijo que será solo mío. El convirtió en odio todo el amor que antes sentir... No quiero ni recordarlo.


Leandro está en el lugar en el que estaba La Farra de Lorenzo, lo acaban de demoler. Sufre al ver las piedras:
Leandro: Nunca pensé que Paola llegara tan lejos... que Paola mandara destruir...
Leandro recuerda la primera vez que se vieron, el primer beso, las veces que hicieron el amor aparcados en ese lugar. Sus ojos se llenan de lágrimas:
--¡¡no me quiere... nunca me quiso¡¡
Se seca las lágrimas:
--Ojala me hubiera dado un hijo pero se lo dio al otro... ¡¡maldita, maldita¡¡
Leandro está lleno de amor y de dolor. Mira al reloj.
--Ya es hora...
Esta triste pero ver en ruinas ese lugar que fue tan importante para él le da fuerzas suficientse:
--¡¡Hoy me caso con Cristal, hoy dejo atrás mi pasado!!
Con cara de funeral, Leandro entra en su coche.
Cristal ya está en su apartamento vestida de novia. El bebé llora. Ella no hace más que gritar a la mujer que lo cuida que haga callar al maldito escuincle de una vez. La novia está muy tensa porque Leandro no llega. Mira el reloj una y otra vez. Lo llama al celular pero éste no le toma la llamada y Jessica le dice que ya salió a buscarlo. Leandro le prometió que irían juntos al registro.
Cristal: ¡¡Si me deja plantada lo mato!! ¡¡lo mató!!




(* Alberto *)

Mientras Alberto ha llegado a casa de Leandro. Pregunta por él. Le dicen que no está.
Alberto: ¿Está en su empresa?
Ursula: No. En el registro civil, hoy se casa con su novia... con la señorita Cristal...
Alberto se mete en su coche a toda prisa.
Alberto ¡¡No... no... Leandro no se puede casar sin saber la verdad!! ¡¡Yo cometí una falta, un caballero no tiene memoria y yo manché el honor de Paola... yo debo limpiarlo!!
Alberto conduce muy rápido:
Alberto: Espero llegar a tiempo...




(* Jessica *)

Cristal está ya ansiosa. Jessica está al lado de ella.
Jessica: Por fin, tu serás la esposa de mi hermano... y espero que después venga mi boda... Mike me gusta mucho y quiero que me ayudes a casarme con él...
Cristal: -Claro que sí... hermana mía...
Las dos se abrazan. Jessica cree que Cristal es sincera, no se da cuenta de cómo la está utilizando.
Cristal: ¿Y que pasa con tu hermano? Tú has venido y él aún no...
En ese momento llega Leandro.
Leandro: Aquí estoy...
Leandro no puede evitar su amargura sólo ese pequeño que cree su hijo le da ánimos para salir adelante. Ese bebé y el odio que siente hacia Paola. Y mientras todos van hacia el registro civil, Alberto está en un atasco y Paola llora acariciándose el vientre y pensando en los mejores momentos de amor vividos con Leandro. Llora.
Paola: Lo olvidaré y me quedará mi hijo...
Alberto ha salido del atasco y ya está cerca. Ya la ceremonia de boda ha empezado, Cristal esta feliz, Leandro no puede evitar llorar pensando en Paola.



(* Axel y Alberto *)

Alberto: (desde el coche) Seguro que aún no llegó... ¡¡Tengo que hablar con él¡¡tengo que hacerlo!!

En el registro civil, Cristal firma. Se siente una triunfadora. Alberto está entrando en el edificio, corre. Y Leandro toma el bolígrafo, duda. Alberto ya está en esa planta pero se equivoca de sala. Y Leandro firma y luego Jessica y los otros testigos. Alberto llega a tiempo de ver como el juez felicita al matrimonio. Leandro se molesta al ver a Alberto. Deja a su esposa y se va con él.
Cristal: ¿¿Qué haces con él??
Alberto: (a Leandro) Venía a pedirte perdón... ya comprobé que Paola no espera un hijo mío sino Silvia... yo creía que me acostaba con Paola y en realidad me acosté con Silvia...
Leandro escucha a Alberto con el rostro desencajado.
Leandro: ¡¡No puede ser, no puede ser!!
Alberto: El hijo de Paola es tuyo... tenías que saberlo...
Alberto ya se va. Cristal está tan feliz sabiéndose dueña y señora de la fortuna de Leandro que no se da cuenta que Leandro ha desaparecido.

Al rato, Paola está sobre su cama con unas cositas que compró para su bebé. Son de color de rosa:
Paola: Vas a ser niña... estoy segura... después de cuatro varones ya a Leandro le toca una niña...
Paola se acaricia el vientre.
Paola: Y aunque tú papá no vaya a estar yo te voy a querer por los dos...
Leandro: (emocionado, al entrar) Yo sí voy a estar con nuestra hija... voy a querer mucho a los dos y espero que sea una niña... Tengo 4 hijos... me haría mucha ilusión que tú fueras la madre de mi única hija...
Paola y Leandro se miran con mucho amor y mucho dolor. Ella se levanta.
Paola: ¿¿¡Que haces aquí!??
Leandro toma la ropa del bebé.
Leandro: Silvia me dejó subir, ella siempre se portó muy bien conmigo...
Besa la ropa de la niña y mira a su amada con ojos llorosos.
Leandro: Un hijo... un hijo tuyo y mío... ¿Te puedo acariciar el vientre?
Paola: (a la defensiva) Según tú no es tu hijo.
Leandro: Alberto me lo contó todo...
Leandro se muestra dulce pero Paola está furiosa.
Paola: ¡¡¡Yo te juré que era tu hijo y tú no me creíste!!! ¡¡¿¿Y si, le crees a Alberto??!!
Leandro está sorprendido, no esperaba que Paola reaccionara con odio.
Leandro: Bueno, tienes que entenderme... Yo estaba seguro que él se acostó contigo ¡¡Hasta él mismo!!
Paola: ¡¡Yo no voy a perdonar que te portaste muy mal conmigo!!
Leandro: ¡¡Pero, vamos a tener un hijo y ese hijo nos va a unir... ahora podemos ser felices...!! ¡¡¡Yo te amo!!
La mirada de Leandro desarma a la mujer, él le acaricia el vientre, acerca sus labios a los de ella. La siente amarlo pero justo cuando se iba a besar suena el celular de Paola.
Leandro (jadea): No tomes la llamada.
Ella contesta aturdida. Es Cristal que con toda su maldad dice.
Cristal: ¿Está mi marido contigo? Leandro y yo nos casamos está mañana... espero que no vayas a ser su amante...
Paola tira el celular y bofetea a Leandro.
Paola: ¡¡Eres un maldito!! ¡¡Te has casado con Cristal y vienes a hablarme de amor!!
Leandro, desesperado, trata que Paola deje que la ame pero ella lo rechaza
Paola: ¡¡Vete te odio!!
Leandro: ¡¡No es verdad!! ¡¡Tú me amas!!
Paola: ¡¡No voy a ser tu amante, no te quiero volver a ver!!
Leandro: ¡¡Me tendrás que ver... esperas un hijo mío...!!
Paola: (con odio) ¡¡No dejaré que te acerques a mi hijo!!
Leandro (dolido): -No me puedes hacer esto.
Paola: ¡¡claro que puedo!!
Leandro: Te puedo obligar a que mi hijo lleve tu apellido...
Paola: ¡¡¡Y no dudo que lo harás... eres un maldito que has roto nuestro amor...!!!
Ella habla con odio y él con angustia.
Leandro: Yo sé que me amas...
La besa a la fuerza y ella lo responde con odio y eso a él le duele.
Leandro: (con lagrimas en los ojos) ¡¡Me voy a divorciar y me ganaré tu amor!!
Leandro: ¡¡No te molestes porque no me interesa un hombre como tu... un hombre que va dejando abandonado a hijos y a mujeres!! ¡¡Eres un ser de lo peor, no sé como me fui a fijar en ti!!
Leandro está sufriendo.
Leandro: Sé que no soy precisamente un buen ejemplo, que cometo error tras error pero... ¡¡Yo te amo a ti Paola!!
Paola: Pues, que pena, porque yo a ti ya no te amo...
Leandro se va deshecho, Paola llora. Leandro llora en su auto.



(* Cristal *)

Leandro llega a su casa. Cristal se da cuenta que lo que le tiene qué decir no le va a gustar y lo besa y lo abraza.
Cristal: ¡Ya nuestro hijo está instalado en nuestra recámara! ¡¡Estoy tan feliz de vivir contigo!!
Leandro: Tenemos que hablar...
Ella trata de seducirlo, lo va besando para que calle pero él se aparta y le dice:
Leandro: ¡¡Quiero el divorcio!!
Cristal se hace la víctima:
Cristal: ¿¿Qué broma es esta??
Leandro: Sé que no debí jugar contigo pero tú sabes que a quien amo es a Paola... ella espera un hijo mío... ¡¡Me quiero casar con ella!!
Cristal: ¿Y qué pasa con nuestro hijo?
Leandro: Bueno, me casé con Gaby, ahora contigo... Yo he cumplido a las dos, ahora quiero ser libre para casarme con la mujer que amo!!
Cristal: ¡¡Nunca!!
Leandro: LO siento...
Y aunque Cristal trata de retener a su esposa éste abandona la casa para irse a un hotel. La mujer no puede creer que la hayan abandonado el mismo día de la boda:
Cristal: ¡¡A mi no me van a hacer esto!! ¡¡Claro que no!!

Y Jessica llega en ese momento. Esta muy triste:
Jessica: ¡¡Mike no me ha querido abrir la puerta de su casa!! ¡¡¡Tienes que obligarlo a que se case conmigo!!!
Cristal (sonríe): ¡No te voy a ayudar vieja amargada...!
Jessica: ¿¿¡Cómo!??
Cristal: Que ahora soy la dueña de esta casa y no pienso ayudarte a que te metas en la cama de mi amante...
Jessica (enloqueciendo): ¡¡Yo quiero a Mike para mi y no te voy a permitir que te acuestes con él!! ¡¡Le voy a decir a mi hermano toda, toda la verdad!!
Cristal: ¡¡No... no lo harás!!
La mujer con mucha rabia toma un candelabro y amenaza a Jessica.
Jessica (asustada): ¿Que haces? ¡No juegues!
Cristal: ¡¡Leandro quiere el divorcio pero su pena por tu muerte va a ser tan grande que no me va a dejar!!
Jessica trata de huir pero Cristal le da un golpe en la nunca y la mujer cae muerta al piso.
Cristal borra las huellas del candelabro y llama por su celular:
Cristal: Y ahora a librarme de otro que me está estorbando...



(* Doctor Mike *)


Del otro lado está Mike desnudo.
Cristal: Mike... necesito que vengas a mi casa... a mi nueva casa... te espero en mi cuarto...
Mike llega a la casa de Leandro. Como le pidió Cristal entra por la puerta de servicio y por las indicaciones de ella llega hasta la habitación y se encuentra con el cadáver de Jessica.
Mike: ¿¿Què pasó aquí??
Y en ese momento llega la policía con Cristal. Cristal finge una crisis de nervios al ver el cadáver de Jessica:
Cristal: ¡¡La mató... llegamos tarde!! ¡¡Los oí discutir pero no pensé que llegara a matar a su amante!!
Mike se da cuenta que Cristal le tendió una trampa pero es apresado por la policía. Mientras se lo llevan Mike jura que eso no se quedará así...




(* Leandro *)


Leandro se muestra destrozado en el entierro de su hermana. Ha perdido a la mujer que más fiel le ha sido. Cristal está a su lado como la cuñada afligida y a él le duele tanto la ausencia de Paola que la acepta a su lado. Después Cristal desea que la acompañe a la casa pero él se niega.
Cristal: Mi amor, esto ha sido muy duro para los dos... no estés solo...
Leandro: Me he quedado solo... te agradezco tu apoyo pero nuestro matrimonio fue un error... iniciaré el tramite de divorcio, quédate la casa y te daré dinero cada mes pero espero que no me niegues el divorcio...

Leandro se va a su hotel dejando a Cristal furiosa. Cristal llega a la casa, el pequeño hijo de Emilio duerme y ella le pone la almohada en la cara:
Cristal: ¡Nuestro hijo va a morir por tu culpa... a ver si eres capaz de vivir con eso!
Y mientras aprieta para ahogar al niño piensa:
--¡¡Ojala Leandro se suicide de la pena y así me quedó viuda y rica!!
La mujer ríe como una loca mientras asfixia a su propio hijo...
CONTINUARA...

No hay comentarios.: