sábado, 24 de mayo de 2008

CAPITULO 8. Escrito por: AINHOA

(* Gaby *)

Leandro mira desde la puerta asombrado a Gaby, mientras que ella sonríe ilusionada.
LEANDRO: ¡¡Gaby!!
GABY: ¡Y al fin te veo, Leandro! –Los amigos se abrazan.-
LEANDRO: Pero… yo te hacía en España…
GABY: Ajá. Allí estaba. Pero me vine para acá… de visita. Aunque nunca se sabe cuánto me quedaré… -Ella habla pícaramente y él se ríe.-
LEANDRO: Gabriela, eres una loca… siempre lo fuiste. –Ella lo agarra por los brazos y el se aparta instintivamente.-
GABY: Tú tampoco cambiaste mucho… sigues igual de bello que siempre. Leandro mira hacia otro lado molesto de que ella aún siga pensando en él tras esos años.- Y dime, ¿sigues con la altanera esa de Cristal?
LEANDRO: sí… -Leandro recuerda cuando ella le decía que estaba embarazada, mientras la imagen de Paola venia a su cabeza. “Ojalá pudiera dejar de pensar en ella… todo sería más fácil… pero no pensar en ella… no, eso tampoco.” Ellos siguen hablando hasta que ella, tras despedirse de Jessica, se marcha.-

Paola llega a su casa tras salir de “La Farra de Lorenzo” y al salir de su coche, encuentra a su amiga Aleksandra en la entrada de su casa...
ALEKSANDRA: ¡¡¿Pero se puede saber dónde te metiste, ¿chica?!! Te estuve llamando toda la tarde. –Paola mira apenada.-
PAOLA: Ay, perdona, Ale, lo siento… yo tenía el celular apagado…
ALEKSANDRA: Bueno, ¿y se puede saber por qué? Vine hace un rato y resulta que nadie me abrió la puerta. ¿Dónde se metieron ustedes? ¿Y Silvia?
PAOLA: Bueno, yo le di el día libre… yo… estuve con… Gaby.
ALEKSANDRA: ¿Gaby?
GABY: ¡¡Aleksandra!!
ALEKSANDRA: ¡¡Gaby!! –Paola se gira y ve que Gabriela acaba de llegar a la entrada de su casa. Aleksandra y Gaby, también antiguas amigas se abraza.- ¿¿Pero, qué haces aquí??
GABY: -Bromeando y haciéndose la dolida.- ¿Por qué todo el mundo me pregunta lo mismo? ¿Acaso no quieren que esté aquí? –Siguiendo con la broma toma las llaves de su carro dirigiéndose a él. Alexandra, rompe a reír y la agarra del brazo.-
ALEKSANDRA: No, no, no, no, muchachita, usted se queda aquí. Lo que yo decía es por qué no me avisaron ustedes dos antes…
GABY: Bueno, es que fue todo de improviso… tomé la decisión de venirme en unos segundos.
ALEKSANDRA: Loca… -Las tres amigas ríen y pasan a casa de Paola. Más tarde, Alexandra se marcha a su casa y Gabriela se queda allá a dormir, pensando que al día siguiente irá a la casa de sus tíos, pues uno de los motivos por los que volvió fue para visitarlos.-

(En casa de Leandro, él recuerda a Gaby, diciéndole que seguía bello. Y piensa: “Gaby… ¿por qué tenías que volver ahora? Hubo un momento de mi vida en la que yo quería volver a tenerte. Pero no ahora… no ahora.” En ese momento, el timbre le saca de de sus pensamientos. A los pocos minutos, su hermana toca la puerta diciendo que Cristal {ADRIANA LOUVIER} lo espera en la sala… )
LEANDRO: La última mujer que faltaba para completar mi noche perfecta. –Irónico. Él se dirige a la sala y nada más verlo ella se dirige a él.-
CRISTAL: ¿Se puede saber por qué no me cogías el bendito celular? –Él se lleva las manos a la cabeza, síntoma de que se le viene un dolor de cabeza si ella no deja de gritar…-
LEANDRO: Ay, ya, chica, no seas histérica… se me acabó la batería. –Él se sienta en el sofá, dando a entender que no quiere seguir hablando del tema y Cristal, entendiendo que con esa actitud no llegará a ninguna parte, se pone melosa.-
CRISTAL: Ya, mi amor… si yo no quiero discutir contigo… yo lo que quiero es que nos llevemos bien… como al principio, para que nuestro hijo nazca entre el amor… entre el amor que nos tenemos… -Él está incomodo en esa situación, con ella cada vez más encima suyo. Al final no puede evitar que ella lo bese y termina correspondiéndole. Esa noche ellos hacen el amor.-

En la mañana siguiente, Paola llega a su trabajo de diseñadora en una empresa de gran reconocimiento, donde también trabaja Aleksandra y tras una reunión con el resto de diseñadores, Paola sale con su amiga a otra empresa de textiles a realizar un encargo de telas. Mientras van en el coche, Aleksandra no puede dejar de preguntarle a su amiga.
ALEKSANDRA: Paola… desde ayer quiero preguntarte algo. Si ayer por la tarde estuviste con Gaby, pero ella por la noche estuvo visitando a su antiguo amor… ¿Dónde la pasaste tú en la noche?
PAOLA: Bueno, yo… -Ella piensa que ya no puede mentir más a su amiga.- Salía bailar a una discoteca en las afueras.
ALEKSANDRA: ¿Una discoteca? Pero si tú nunca sales a bailar… y silo haces, sales conmigo… ¿por qué no me llamaste? –Ella parece molesta, triste.-
PAOLA: Es que yo… no te gustaría el lugar… es algo muy complicado… amiga, creo que me enamoré.
ALEKSANDRA: ¿¿Cómo dices?? –Ellas justo llegaron y no pueden seguir hablando. En ese momento, Aleksandra, sale del coche y cuando Paola lo va a hacer, ve detrás de otro coche una cabeza que se le hace muy familiar… ¡¡es Leandro!! Precisamente, ésa es la fábrica en la que él es administrador. Ella se agacha rápidamente, por lo que él, mientras se monta en su coche a visitar a su hermana para tomar un café, no alcanza a verla. Por suerte, Paola no alcanza tampoco a ver su elegante traje de chaqueta, por lo que simplemente piensa que esa será la fábrica donde él trabaja de peón. “Dios mío, gracias a Dios que no me vio… si llega a ver este traje de Dolcce & Galbana, seguro y se entera de que no soy pobre… y eso es lo último que quiero. Entonces se desilusionaría de mí. Paola se da cuenta que su amiga la espera en la entrada de la fábrica y corre hacia ella excusándose que tenía que buscar unos papeles.-

Gaby se encuentra frente a la casa de sus tíos…..

Continuará……………………………….

No hay comentarios.: